El final de la agricultura tradicional a mediados del s. XX, supuso un fuerte descenso de la población equina. En el norte de España, el reducido censo que queda se orienta, básicamente, hacia la producción cárnica.

En Asturias esta situación no ha sido muy diferente. Para paliar, dentro de lo posible, la tendencia regresiva de su censo equino, y poner un poco de orden y concierto en la búsqueda, cría y promoción de los ejemplares más representativos y adaptados a nuestro medio montañoso, se inició en el año 2014 una serie de actuaciones para analizar y caracterizar racialmente nuestra cabaña ganadera y sentar las bases para un futuro Programa de Conservación y Mejora. Dichas actuaciones han sido promovidas por ACGEMA con el apoyo y la financiación del Principado de Asturias

La búsqueda de una identidad definida de estos animales en base al sustrato histórico y autóctono es el objetivo primordial de estos trabajos. Fruto de todo ello es la definición de su estándar racial y la reglamentación de su Libro Genealógico.

La buena y eficaz gestión del Libro Genealógico de la raza debe ser el pilar básico que apuntale la eficiente puesta a punto del Programa de Selección y Mejora Genética. Este irá orientado, principalmente, a la mejora de sus aptitudes maternales y cárnicas, con el objetivo último de producir un potro para carne de calidad y buen crecimiento.

RAZAS EQUINAS DE APTITUD CÁRNICA DE ESPAÑA

La cría del caballo de carne en España ha estado tradicionalmente limitada al Norte peninsular: Asturias, Cantabria, norte de Castilla-León, País Vasco, Navarra, La Rioja y Cataluña, principalmente. En estas regiones, el cruce de yeguas del país con sementales foráneos dio lugar a las principales poblaciones de equino de carácter cárnico de España como son

Caballo de la Montaña Asturiana,  el Hispano-Bretón,  el Burguete,  el Caballo de Monte del País Vasco, y  el Caballo Pirenaico Catalán.

Tanto en la forma de manejo como en la morfología, existen muchas semejanzas entre las poblaciones mencionadas, debido a que la base territorial, geográfica y climática en donde se explotan estos animales es parecida.

C.M.A. – CABALLO DE LA MONTAÑA ASTURIANA

Recibe su nombre de la Comunidad Autónoma donde se originó y de las áreas geográficas donde se localiza.

El Caballo de la Montaña Asturiana (C.M.A) es la raza equina autóctona de Asturias que, a día de hoy, se encuentra pendiente de reconocimiento oficial.

La actual población del Caballo de la Montaña Asturiana (C.M.A.), surgió a partir de cruzamientos entre las antiguas yeguas de trabajo y carne de la región con razas pesadas europeas, principalmente Bretona, Comtois y Ardenés. Esta población ha mantenido sus cualidades de rusticidad, adaptación al terreno y buena fertilidad; las especiales características orográficas y ambientales de Asturias, acabaron confiriendo a este ganado un sello particular y característico.

 El sistema de explotación se ha mantenido en régimen extensivo contribuyendo a la conservación del medio natural, ya que los rebaños se suelen mantener durante todo el año en el exterior, en sierras, montes comunales y praderas. Su alimentación se basa en el aprovechamiento de los recursos naturales, sin aportaciones complementarias, salvo excepciones en épocas de duros inviernos o en momentos reproductivos puntuales. Los animales únicamente se recogen del exterior para realizar el destete de potros/as o para aplicar alguna medida sanitaria de uso común. Por este motivo es destacable la importante labor medioambiental que desarrollan en el monte, eliminando de forma eficiente matorral y carga combustible y reduciendo, así, el riesgo de incendios.

ESTÁNDAR C.M.A.