CLAVES EN LAS QUE SE DEBE ASENTAR EL FUTURO ECONOMICO DE LAS RAZAS AUTÓCTONAS

España es uno de los países de la Unión Europea que cuenta con mayor biodiversidad ganadera, fruto de la enorme variabilidad edafoclimática, orográfica, vegetal y animal, que a lo largo del tiempo ha posibilitado el desarrollo de multitud de sistemas de explotación, y un gran número de razas autóctonas (158) adaptadas a todos ellos. Dichas razas han sido históricamente seleccionadas a los distintos ecosistemas España bajo un denominador común, su vinculación mayoritaria a sistemas tradicionales de producción ligados a la tierra, y son responsables del aprovechamiento, conservación y preservación de nuestro medio natural.

Por ello, la presencia de estas razas en los distintos agrosistemas se considera un factor clave para la sostenibilidad del medio natural de cara a las futuras generaciones, convirtiéndose en un elemento vertebrador del desarrollo rural en nuestro país, gracias tanto a su importancia socioeconómica y medioambiental, como a la calidad de sus producciones. Por lo tanto, habida cuenta de esta importancia, y de los beneficios derivados de su explotación, existe una serie de factores clave en los que se asienta el presente y futuro de nuestras razas autóctonas.

En primer lugar, es primordial seguir apostando por su conservación, mejora y desarrollo, para que día a día sean más competitivas y sostenibles. Para ello, el trabajo desarrollado por las Organizaciones de Criadores de Raza Pura ha sido, es y será indispensable para asegurar la variabilidad genética actualmente existente en toda ellas, para alcanzar el progreso genético que contribuya a la mejora de las producciones, así como para incrementar la rentabilidad de las explotaciones.

De igual modo, otro de los pilares en los que se asienta su futuro es la diferenciación de sus producciones, habida cuenta de que se trata de productos de gran calidad, producidos en muchos casos de forma artesanal, y que el consumidor comienza a conocer, apreciar y a demandar de un tiempo a esta parte. Al no tratarse de producciones de bajo coste con estrategias de intensificación, es preciso poner el foco en su calidad, amparadas cada vez más en figuras de calidad.

En este sentido, cabe destacar la puesta en marcha del Logotipo de Raza Autóctona 100% desarrollado por el Magrama con el apoyo e impulso de nuestro sector. Esta marca de calidad está teniendo muy buena acogida, sobre todo en el caso de las razas autóctonas en peligro de extinción, que ven cómo sus producciones son diferenciadas, ya que de otro modo sería muy difícil poder contar con una figura de calidad propia. Precisamente para estas razas en peligro de extinción sería interesante incidir en la necesidad de trabajar en el desarrollo de canales cortos de comercialización y en la estructuración de la oferta de sus producciones, en muchas ocasiones demasiado atomizadas, no diferenciadas y restringida a ámbitos locales.

Al hilo de la importancia medioambiental de estas razas y de la calidad de sus producciones, resulta imprescindible trabajar en la difusión del conocimiento sobre las mismas, dado que la única forma de que el consumidor pueda apreciar y demandar sus productos es conociéndolos y valorando así sus características, origen, etc.  Se debe poner en valor el papel desarrollado por los ganaderos en una doble vertiente; por una parte, como conservadores de los sistemas ganaderos y los entornos donde se desarrollan, y, por otra, como cuidadores y preservadores de un patrimonio genético vivo, con unos planes de conservación in situ de nuestras razas que nos colocan a la cabecera del resto de países de Europa.

La diversidad de razas, productos y agrosistemas en cada una de las especies hace que nuestro potencial sea superior al de cualquier país, y los pasos de futuro precisan la articulación del sector, la organización sectorial, así como la definición de objetivos comunes, y acometerlos con la decisión que se ha mantenido hasta la fecha y que fruto de la misma es el mantenimiento y la mejora de este patrimonio recibido. El desarrollo de la innovación en nuestras razas es una asignatura pendiente y abordarlo precisa reconocer el rol que está desempeñando cada uno de los actores. Es preciso un trabajo transversal, colaborativo y consensuado entre los integrantes del sector: investigadores, productores, extensionistas, administraciones, organizaciones, consumidores, proveedores, etc.  De modo resumido implementar estrategias existentes en otros campos del conocimiento en un sector con retraso respecto a otros y que precisa un apoyo de asesoramiento para continuar con la labor.

Manuel Luque

Director Gerente de FEAGAS

Federación Española de Asociaciones de Ganado Selecto